Factores para evaluar los riesgos de una inversión

Tener claridad sobre cómo medir el riesgo de inversión es fundamental en la consolidación de proyectos de crecimiento empresarial, ya que sirve como punto de partida para tomar decisiones acertadas en función de las necesidades y posibilidades de la compañía.

Para tener mayor control sobre una inversión, es importante evaluar los posibles riesgos y su magnitud, pues de esta manera se podrá dimensionar el impacto que tendrá en el proyecto, en el capital, las personas involucradas y el rumbo que seguirá dicha inversión.

Tomar conciencia sobre este riesgo, conlleva a ser más selectivo en los proyectos de inversión que se realizarán.

En este artículo te contaremos a detalle todo lo que tienes que saber sobre los riesgos de inversión, qué tipos existen y algunos consejos para minimizarlos.

¿Qué es un riesgo de inversión?

Un riesgo de inversión puede definirse como la probabilidad de que un rendimiento sea menor a lo esperado, en palabras sencillas sería que la inversión realizada no brinde la rentabilidad esperada o que la pérdida supere la inversión inicial.

Tomando esta definición como base podemos hacer mención de que toda inversión conlleva un riesgo por más mínimo que sea, y que a mayor inversión mayor es el riesgo.

Ahora bien, existen formas para prevenir estos riesgos y asegurar nuestra inversión. Para ello debes tener claro los tipos de riesgos para identificar los que amenazan de primera mano tu inversión.

investigar el riesgo de una inversión

Niveles de riesgo de inversión

Entre los diversos modos que existen para clasificar una inversión por su nivel de riesgo esta es la más más común y sencilla de explicar desde el punto de vista de un inversor.

1. Riesgo bajo

En este nivel las posibilidades de tener pérdidas o falta de pago son pocas. Puede darse en tratos llevados a cabo con instituciones bancarias o del gobierno, las cuales suelen tener mayor estabilidad y son más confiables.

Si bien brindan una mayor seguridad a tu inversión suelen otorgar pocas ganancias, este nivel es ideal cuando buscas mantener tu capital en resguardo y generando alguna ganancia sin que esto sea la prioridad.

2. Riesgo medio

A diferencia del riesgo bajo, en este nivel se invierte una parte mayor del capital lo que implica un mayor compromiso y un análisis más detallado de la situación.

En este nivel las ganancias son considerables, requiere tener conocimiento de la operación y los mercados en los que se desempeña.  Algunos ejemplos de inversión de riesgo medio son los bonos de deuda o los bienes raíces.

3. Riesgo alto

Es el nivel que brinda mayores rendimientos, sin embargo resulta más volátil y el riesgo de no pago o quiebra es más alto. Algunos ejemplos de esto son las acciones bursátiles, divisas o derivados.

Los inversionistas expertos que realizan inversiones en este nivel se encuentran preparados con la información y se mantienen activos durante toda la operación. Una de las estrategias de contramedida para minimizar los riesgos es contar con un plan de contención de pérdidas.

Banner de guía para invertir en el sureste mexicano.

Tipos de riesgos de inversión

Una vez que tenemos claros los niveles de riesgo te hablaremos más a detalle sobre su clasificación, para minimizar las posibilidades de perder dinero con un mal negocio.

1. Riesgo sistémico o de mercado

El riesgo de mercado o sistémico —también conocido como riesgo sistemático y riesgo no diversificable— es el que afecta directamente al mercado sin importar la empresa donde se haya invertido, por ejemplo, los sucesos del 2020 derivados de la pandemia y otros similares que afectaron la economía mundial generando tiempos de crisis para muchos países.

Los factores que te ayudan a medir el riesgo de mercado son:

  • El precio de las acciones
  • Los tipos de interés
  • Los tipos de cambio de divisas
  • El precio de las materias primas

La volatilidad de este tipo de riesgo se ve afectada por estos 4 factores y la magnitud y rapidez en que puedan darse afectan los precios en el mercado.

2. Riesgo no sistémico

También conocido como riesgo diversificable, es un tipo de riesgo que afecta a una empresa determinada, condicionada por los factores propios y que solo afectan la rentabilidad de su acción o bono.

Algunos ejemplos de esto pueden ser los malos resultados empresariales derivados de un contrato, datos de venta por debajo de lo esperado, un producto nuevo de la competencia, fraude, una mala gestión, entre otros.

calcular el riesgo de inversión

3. Riesgo de liquidez

Podemos definir la liquidez como la facilidad que tiene un activo para convertirse en dinero, entonces el riesgo de liquidez se presenta cuando una empresa tiene que vender sus activos por debajo del valor de mercado.

Por otro lado, también se refiere a la capacidad de una persona o empresa para afrontar sus obligaciones a corto plazo.

El riesgo de liquidez puede medirse mediante los ratios de liquidez, siendo los principales el activo corriente y las deudas a corto plazo. Es posible que una empresa cuente con activos o inversiones a largo plazo suficientes para cubrir el monto de sus obligaciones pero no de forma inmediata.

Podemos clasificar los riesgos de liquidez en dos principales:

  • Liquidez del activo: cuando los activos tienen la capacidad de ser operados, es decir que los productos y servicios de la empresa son comerciados con facilidad y, en caso de ser necesario, para saldar deudas aún por debajo de su precio.
  • Liquidez de fondos: cuando una de las partes involucradas en la operación no cuente con los fondos para abonar a sus obligaciones.

4. Riesgo de crédito

También es conocido como riesgo default o de contrapartida, hace referencia a la incapacidad de la contraparte de asumir sus obligaciones posteriormente a que se le ha prestado dinero.

En la mayoría de los casos son las instituciones bancarias las que tienen mayor posibilidad de correr este riesgo, por ello, para minimizarlo se realizan estudios que respaldan la liquidez de la entidad que solicitó el crédito.

5. Riesgo legislativo

Este riesgo va de la mano con el gobierno, quien puede crear, modificar o eliminar ciertas leyes que afecten la operación en la que se ha invertido capital.

Una medida para reducir las posibilidades de esto es invertir en países estables con leyes establecidas y no pendientes de promulgación; de esta forma protegerás tu capital.

6. Riesgo de tipos de interés

Es considerado un riesgo sistémico porque está sujeto a los cambios y variaciones de los tipos de interés en el mercado. Aunque puede impactar en todo tipo de activos, los que corren más riesgo son las inversiones de renta fija, por ejemplo, los bonos o las acciones preferentes.

7. Riesgo de inflación

Este tipo de riesgo va a depender de la economía, si la tasa de inflación crece el riesgo de que supere la rentabilidad de tu inversión también aumenta. Esto puede impactar en la capacidad de adquisición de la empresa y que el retorno de inversión sea menor al esperado. 

medir el riesgo de inversión

¿Cómo medir el riesgo para invertir?

La mejor forma de conocer los riesgos de una inversión es a través de indicadores cuantificables como la volatilidad, la rentabilidad o el retorno. Sin embargo, existen diferentes métodos para evaluarlos y elegir el más adecuado dependerá del enfoque que se tenga.

Escoger el método más conveniente para evaluar los riesgos de una inversión, será el punto de partida para calcular el Valor en Riesgo (VaR), un indicador que permite cuantificar el riesgo financiero al que estará expuesta una inversión.

A través de esta técnica estadística, se pueden determinar las probabilidades —por lo general entre 1 y 5 %— de sufrir una pérdida durante un intervalo de tiempo, ya sea un día, una semana o un mes.

Existen 3 maneras de calcular el  Valor en riesgo (VaR):

  • VaR paramétrico. Se calcula mediante datos de rentabilidad estimados y asume una distribución normal de la rentabilidad.
  • VaR histórico. Se basa en rentabilidades generadas anteriormente, por lo que su mayor desventaja es que se asume que estas se repetirán en el futuro.
  • VaR por Montecarlo. Se calcula a través de un software informático que genera una gran cantidad de posibles resultados de acuerdo a los datos iniciales que introduce el usuario.

Tomando esto como base te contaremos más a detalle sobre los métodos para evaluar los riesgos de una inversión.

Método tradicional para evaluar los riesgos de una inversión

El método tradicional prioriza la volatilidad del activo a evaluar a través de datos estadísticos como la dispersión de retornos; se trata de un indicador que mide el grado en que los retornos históricos de un activo se desvían de sus tasas de retorno promedio.

Por lo general, se mide como una desviación estándar para determinar qué probabilidad existe de que dicho rendimiento varíe considerando los datos pasados correspondientes a un periodo determinado.

Para calcular la desviación, es necesario conocer los costos que se han registrado en un activo para determinar cuál ha sido la varianza de éstos respecto a la media, y así, contar con un dato preciso sobre dispersión a la que estará expuesta el activo a invertir.

Método fundamental para evaluar los riesgos de una inversión

Este enfoque está en función del valor del negocio como tal, por lo tanto el comportamiento histórico de los precios no es un indicador de riesgo, al contrario, si éstos bajan, representa una oportunidad de inversión, siempre y cuando los fundamentos económicos del negocio (oferta y demanda, ciclo económico, etc) tengan un comportamiento positivo.

El mercado inmobiliario, por ejemplo, es un sector que destaca ante otras oportunidades de inversión debido a la estabilidad que han mantenido sus fundamentos económicos y a su importancia dentro de las economías modernas, en lo que respecta a renta e inversión.

Se trata de un sector que, incluso en tiempos de crisis, ha generado mayor rentabilidad que otras inversiones. Se calcula que, tras la crisis económica de 1994, los precios de los inmuebles incrementaron 507% en promedio, superando el crecimiento de la inflación que en ese momento fue de 373%.

Esta tendencia se repite actualmente en regiones como el sureste mexicano pese a la incertidumbre que vive el país, pues durante el primer trimestre de 2019, la oferta inmobiliaria en Quintana Roo y Yucatán incrementó un 282% y 234%, respectivamente.

Dicho crecimiento ha repercutido de manera positiva en los costos de los inmuebles. Mientras que los costos de la vivienda en Quintana Roo aumentó un 11%, en Yucatán los precios incrementaron 9.1%, superando el promedio nacional.

Evaluar el riesgo de una inversión mediante un análisis fundamental requiere un amplio conocimiento de la industria y la empresa que respalda el proyecto en cuestión, de lo contrario, se está expuesto a una mala evaluación de sus fundamentos económicos.

gráficas de inversión financiera

Consejos para minimizar el riesgo de una inversión

Ahora que ya conoces los tipos de inversión, cómo se clasifican y los métodos para evaluarlos te dejamos algunos consejos que te ayudarán a invertir de forma segura y minimizar los riesgos.

  • Conocer los activos de inversión: Contar con conocimiento suficiente del mercado en el cual se va a invertir y sus activos ayudará a medir de forma efectiva el VaR así como calcular el retorno de inversión (ROI) y asegurar que es conveniente invertir.
  • Anticipar el futuro: Entendemos que no es posible predecir lo que va a suceder con certeza, sin embargo, estar al tanto de los sucesos políticos, económicos y sociales del país y de la entidad donde se quiere invertir ayudará a anticipar los posibles riesgos y qué tan viable es realizar una operación que resulte exitosa en ese momento.
  • Diversificar el riesgo: Es de vital importancia diversificar las inversiones de tal forma que se llegue a un equilibrio entre las de bajo riesgo y las de alto riesgo, esto es conocido como la regla de oro entre los inversionistas expertos.
  • Evaluar resultados: Es importante estar al pendiente de la evolución de la operación y evaluar los resultados, para implementar medidas que permitan construir una mejor estrategia en inversiones futuras.
  • Uso de herramientas para la gestión del riesgo financiero: Un ejemplo de esto es la contratación de seguros, la cual es posible para cierto tipo de activos. También puedes aplicar políticas de protección como un aviso de privacidad que garantice la seguridad de tu proyecto. 

Sector inmobiliario: la mejor oportunidad de inversión

Invertir en bienes raíces garantiza tu inversión por tratarse de una operación de riesgo medio y es una de las opciones más seguras que brindan oportunidades de generar ingresos extras, además de proteger tu capital de la inflación y otorgar certeza jurídica.

El sureste mexicano ha visto un aumento en las inversiones inmobiliarias llevadas a cabo por nacionales y extranjeros abriendo la oportunidad de incursionar en este tipo de proyectos de inversión y obtener ingresos redituables.

Contratar una empresa seria, con experiencia y líder en el mercado de bienes raíces que garantice tu inversión con estudios de mercado que avalan la rentabilidad a mediano y largo plazo será una pieza clave para hacer crecer tu dinero.

Somos BMF Inversiones y contamos con más de 25 años de éxitos en proyectos inmobiliarios como lotes de inversión en las mejores zonas comerciales de ciudades en el sureste mexicano.

Los terrenos comerciales en Cancún, Mérida y Playa del Carmen son garantía de un negocio rentable. 

Si deseas conocer las opciones de inversión que tenemos para ti contáctanos y un asesor certificado se pondrá en contacto.

 

CTA de Gran Vía Unifamiliar

Topics: Inversión inmobiliaria, Legalidad

¿Te gusta lo que estas leyendo?

Suscribete para recibir los mejores consejos para inversionistas.